martes, marzo 15, 2011

Frases

"Haz de los obstáculos escalones para aquello que quieres alcanzar"
Charles Chaplin

"Hago de mis debilidades, fortalezas"
RLq
Ricardo A. Luque

martes, marzo 01, 2011

"En un laboratorio, a veces lo más importante es la cafetería"*

Charles Leadbeater, experto en innovación; acuñó el concepto 'emprendedor social'

Tengo 51 años: juventud no siempre es innovación;
las revoluciones duraderas se hacen a partir de la experiencia
y sin impaciencia.
Casado, 4 hijos muy deseados.
Vivo en Londres, diverso y creador, pero clasista y desigual.
Colaboro con el CCCB.
Si quiere aprender, conozca gente.


----------------

Usted es pionero en innovación, un concepto que ahora no es nada innovador.
No es innovador cuando se aplica mal. Muchas empresas se creen que por poner un ping-pong y una máquina de café, ya surgirán las ideas y los creativos... Y no es eso.

¿Y qué es?
La creatividad surge en el libre y placentero intercambio de ideas entre personas que se saben iguales –aun con funciones diversas– en ambientes que propician la complicidad.

Por ejemplo.
En un laboratorio, los microscopios a veces son tan importantes como la cafetería.

Pues en cafeterías y bares, España es una potencia mundial.
La cafetería en este caso sólo es un símbolo de la complicidad y el intercambio de ideas en horizontal: fluido y amigable. Como sucedía en la cafetería del mítico laboratorio de Biología Molecular de Cambridge.

¿Hay que ir a la cafetería a investigar?
Allí era imprescindible. Y no lo digo yo, lo repetía el premio Nobel de Medicina Sydney Brenner, que siempre recordaba cómo en la cafetería del laboratorio se discutía informalmente sobre las investigaciones y allí todos contribuían a ellas y así se motivaban.

¿Meterse en el despacho no ayuda?
Todo cuanto te aísle te aleja de la fuente de las ideas, que no es tu cerebro, sino las mentes de tu equipo: tu red creativa. Si tienes una tribu creativa inteligente, aprendéis juntos a ver cosas nuevas en lo obvio.

No sé si le sigo...
Lo obvio es la rutina; los cargos, lo previsible; lo que sabes que debes hacer como todo el mundo... Por eso muchas empresas son enemigas de la innovación, porque en ellas importa más cumplir con lo esperado que superar lo previsto. En esas empresas se te considera no por el valor que creas, sino por el cargo que ocupas. Esas organizaciones son incompatibles con la innovación, y eso hoy significa desaparecer.

¿Cómo se hizo usted innovador?
Fui periodista y, por lo tanto, vivía de lo nuevo, la noticia, que es su esencia...

Al menos debería ser.
En el Financial Times me especialicé en el impacto de las nuevas tecnologías. Entonces, en los noventa, Japón era el sitio.

¿Ya no lo es?
Japón –y Corea– siguen siendo eficaces en mejoras tecnológicas incrementales...

¿Qué quiere decir eso?
Que allí cogen un invento americano, sueco o alemán y lo convierten en eficaz cadena de montaje, que perfeccionan cada día con las ideas de todos los trabajadores.

¿Y eso no sirve para inventar?
Sus jerarquías les impiden inventar cosas desde cero. La rigidez jerárquica acarrea la rigidez cognitiva y la paralización de la inventiva. Por eso, un día volviendo de California a Japón, entendí que Silicon Valley seguiría siendo el sitio de los grandes inventos, y Corea y Japón, el de las grandes fábricas que los convertían en productos.

Pero... ¿por qué en California sí?
Porque en California importa más la idea que la estructura; el valor que eres capaz de crear que tu cargo; aunque no olvide que cierto orden es necesario para la gestión productiva. Así que toda empresa innovadora debe resolver esa aparente contradicción: orden, pero con innovación.

Eso significa un orden sin órdenes.
Sí, y requiere gran inteligencia colectiva.

¿Competir y cooperar al tiempo?
Es lo que hacen en los grandes equipos.

Eso intentamos aquí en 'La Contra'.
Pues yo tras once años en el 'Financial Times'' me di cuenta de que había dejado de hacerlo. Cada vez cobraba más, con mejor despacho y un cargo que sonaba más importante, pero había aparcado mis tres principios.

¿Ahora los cumple?
Sí. La esencia es que si dejas de aprender en tu trabajo, ningún sueldo lo compensa.

¿Cómo puedes aprender más?
Creando nuevas relaciones: si siempre estás con la misma gente haciendo lo mismo, no estás aprendiendo: conozca gente. El mero conocimiento personal ya enriquece.

¿Y eso supone más retribución?
Si creas relaciones y aprendes, el dinero vendrá después, y si no aprendes y te aburres, al final dejarás de producir valor para la cadena y acabarás perdiendo sueldo.

¿Y a usted le fue bien?
Hice muchas cosas nuevas: televisión, asesorías de empresas y de gobiernos y me entusiasmé con la educación. Y aprendí que necesito un equipo: hoy ya no hay personas geniales, sino equipos –y redes– geniales.

¿De qué se siente más orgulloso?
De haber acuñado el concepto emprendedor social... Hoy es universal.

* Nota de Lavanguardia.es aportada por Marta Malagrida

lunes, febrero 28, 2011

"Hoy cada uno se cree el héroe de su propia vida"

Nigel Nicholson, experto en comportamiento organizacional de la London Business School

Tengo 66 años: la buena noticia es que en todos nuestros estudios, los sesentones parecen ser los más felices. Nací en Londres. Tengo un divertido hijo de ocho años. Ojalá el nuevo Gobierno británico esté algo más centrado. Dios es un camarero con demasiadas mesas que servir

Llevo 30 años estudiando comportamiento organizacional...

¿Qué ha aprendido?

Que hoy todo el mundo se cree un héroe en su propia vida y a menudo frente al resto de su grupo.

¿Por qué?

Tendremos que retroceder unos miles de años para entenderlo bien... ¿OK?

Ok.

En la tribu los dioses eran responsables de todo: de la lluvia, la cosecha, las guerras... Al individuo le quedaba rezar, y lo que no decidían los dioses por ti lo decidía la tribu.

Sólo había que ser uno más.

Tus líderes decidían por ti cuándo había que cazar, bailar, guerrear y morir por la tribu. Si obedecías, podías ser héroe en tu grupo. Y, además, la única alternativa era irse de la tribu, y ahí afuera acechaban las fieras.

La mayoría obedecía.

Pero hoy los dioses han muerto - o los hemos recluido en la conciencia de cada uno-y la tribu se ha convertido en una difusa administración burocrática y globalizada mientras cada vez uno tiene que decidir más cosas solo.

Por ejemplo.

Nuestros padres sólo podían rezar y resignarse a aceptar los hijos que Dios les enviara.

Hoy podemos decidir cuántos hijos, cuándo e incluso su sexo si quisiéramos.

No son elecciones menores.

Si nacías pobre o rico, blanco o negro u hombre o mujer, tus elecciones estaban limitadas desde la cuna. Hoy cada vez están más abiertas para todos. El progreso es el ensanchamiento de nuestra capacidad de elegir.

Y parece irrenunciable.

Lo es.

Pero también estresante.

Por eso las enfermedades mentales se han disparado y por eso también es más difícil cada vez dirigir en política y en la empresa.

¿Por qué?

Porque como tenemos tanta capacidad de elegir, ya no somos parte de la tribu, sino que hemos convertido el mundo en un mero escenario para que nuestro yo, lo único que creemos importante, se realice.

Ya no somos felices en común.

De ahí que - y esa es mi especialidad-el cinismo y la pasividad sean las actitudes habituales en las organizaciones humanas de nuestros días. Empezando por los líderes.

Por ejemplo.

Hoy los directivos llegan a las empresas no para concebir y realizar los mejores planes para el grupo, sino para que el grupo se convierta en el escenario donde ellos realizarán sus propios planes. El resto de la empresa son adversarios, aliados o irrelevantes.

Supongo que la tropa piensa igual.

He intentado definir el proceso como descentralización o disgregación grupal. Hemos perdido capacidad de pensarnos y sentirnos en comunidad. Y eso hace muy difícil liderarla. Hoy cada uno tiene su plan y sólo está satisfecho si lo cumple.

Satisfecho o insatisfecho.

Más a menudo insatisfecho: es imposible que una empresa concilie tantos individuos tratando de realizar su ego. Y todos dan por sentado que los demás, incluyendo a los jefes, también persiguen sólo su propio plan.

¿En qué sentido?

Mis padres al hablar de sus dirigentes suspendían en parte su juicio. La gente solía dejar un margen de confianza para sus líderes: "Si quien manda hace eso, aunque no entendamos por qué, será por algo bueno para todos". Hoy ya nadie piensa así.

¿Cómo enseña usted a liderar?

Intento que mis alumnos aprendan a reconstruir los valores de grupo.

¿Cómo?

Puede parecer contradictorio, pero una gran posibilidad es bucear precisamente en uno mismo hasta encontrar los propios motivos: qué es lo que te hace funcionar.

¿Y cómo lo consigue?

Biografías. Enseño a leer y escribir las biografías de diversos personajes y a reflexionar y realizar la propia.

No parece de escuela de negocios.

Pues mi curso de biografía es un éxito en la Sloan School of Management del MIT.

¿Qué les enseña?

La gran paradoja es que el único modo de entenderte a ti mismo está en aprender a entender a los demás. Tienes que ponerte en sus zapatos y caminar millas con ellos.

¿Para qué?

Porque el único juicio objetivo sobre ti mismo está en los ojos de los otros. Y saber lo que piensan de ti es un ejercicio antiego. Al principio, cuando la gente habla de su vida en mi curso, todo es yo, yo, yo... Alguno llega a decirme: "Mi vida ha sido la preparación para maximizar los beneficios de mi empresa".

Una vida muy triste.

Pero cuando aprenden a pensar en cabeza ajena, van apareciendo en las biografías de cada uno de ellos, poco a poco, los demás.

Usted dice que habían desaparecido.

Porque hemos convertido a los demás en meros secundarios de nuestra película, esa en la que somos únicos protagonistas y héroes. Nadie admite de sí mismo haber hecho nada malo, pero si haces un esfuerzo de memoria, investigación y reflexión sincera, puedes ir descubriendo las cosas malas que te han visto los demás a lo largo de tu vida.

Parece usted un moralista.

Sólo trato de enseñar a mejorar empresas, y es muy difícil que funcionen si sólo son un grupo de egos compitiendo.


LLUÍS AMIGUET - 08/11/2010

martes, octubre 05, 2010

"Tener talento es haber descubierto para qué sirves"

Franklin Pitcher Johnson jr., creador de empresas: Amgen, Tandem, Teradyne

 

 

Tengo 82 años: no sé nada sobre la vejez porque no he envejecido aún. Tengo cuatro hijos; tres nietos genéticos y uno adoptado. Soy episcopaliano: no juzgue a las religiones por sus fieles, sino por sus obras. Soy un republicano obamista: ahora necesitamos consenso. Soy asesor del Iese

Sigo buscando empresas en las que valga la pena invertir.

¿Cómo invierten?

A veces compramos toda la empresa o una parte de su negocio; otras las compramos para reorganizarlas y gestionarlas mejor y luego las vendemos; otras las fusionamos y otras las adquirimos y luego revendemos a quienes puedan crear más valor con ellas.

¿Todo tipo de empresas?

Estamos especializados en biotecnología y tecnologías de la información.

Por ejemplo.

Fundamos Amgen, hoy importante multinacional farmacológica, que ha realizado grandes avances en la lucha contra la osteoporosis y contra diversas hematopatías, o Tandem, ordenadores pioneros en precio.

Yo tuve uno..., allá en los noventa.

Después lo fusionamos con Compaq y luego pasó a ser HP... Es lógico que, a medida que un producto se convierte en más común y barato, el fabricante deba ganar tamaño.

¿Cómo empezó usted?

Corriendo. Mi padre era entrenador de atletismo universitario y me entrenó en los 400 metros para ganar una beca en Stanford, una universidad que de otro modo mi familia no me hubiera podido pagar.

¿Llegó usted a ser bueno?

Gané la beca, pero no era una figura nacional, así que me concentré en estudiar Ingeniería. Al acabar, me fui directo a la Harvard Business School con dos direcciones de chicas de Boston que me había dado un amigo.

Eso ayuda.

Mucho: una de esas dos direcciones era la de mi esposa: llevamos 56 años casados.

Enhorabuena.

Pero estalló la guerra de Corea y la fuerza aérea me reclutó.

Fue una carnicería.

Yo me dediqué a reparar aviones de combate: no entré en acción. Y al acabar la guerra aprovechamos una oportunidad política...

Rara oportunidad entonces.

El Congreso - los dos partidos a la vez, y eso sí que es raro hoy-aprobó una ley para fomentar la creación de empresas: el Estado te prestaba en condiciones ventajosas cuatro veces la cifra que tú invirtieras en crear una.

Suena bien.

Mi padre me dejó los ahorros de toda su vida, 50.000 dólares, yo puse otros 25.000 de los míos y otro amigo, inversor curtido ya en el riesgo, puso el resto hasta 300.000.

Debía de ser buen amigo.

En efecto, Bill Drapers sigue siendo un buen amigo hoy. El gobierno nos prestó un millón doscientos mil dólares: una pequeña fortuna por aquel entonces.

¿Dónde invirtió primero?

Volví a la universidad a los 35 años gracias a un programa que facilitaba los estudios a quien ya se hubiera graduado con éxito.

¿Y qué estudió?

Biología molecular, genética y computación, lo que hoy es informática.

Certera elección.

Aquellos estudios fueron la base de todas nuestras decisiones de inversión en informática, biotecnología y tecnogenética. Pero también ayudó mi agenda de chico local.

¿A qué se refiere?

Yo era de California y conocía a muchísimos empresarios, abogados y profesionales: sólo tenía que poner mi agenda a trabajar.

¿Cómo?

Si te quedas en el despacho, no pasa nada. Hay que salir a la calle a buscarse la vida. Cada día me reunía con gente y, si pasaban mi filtro, ya eran socios potenciales.

¿Cuál es su filtro?

¿Ese tipo o señora es fiable? ¿Le dejaría dinero? ¿Me lo devolvería? ¿Miente - o peor aún-dice medias verdades? Si pasaban el filtro, acabábamos colaborando de algún modo. Buscar oportunidades es un poco como hacerte una lista de chicas para salir...

No todos servimos para todo.

Cierto, pero todos servimos para algo. Tengo amigos que dirigían bien equipos de 700 personas, pero se estrellarían dirigiendo uno de 7. Y tener talento es precisamente eso: haber descubierto para qué sirves.

Supongo que no siempre acertaban.

De cada diez empresas que creábamos o en las que poníamos dinero, una nos salía muy bien - 20 veces la inversión-;tres o cuatro la doblaban y el resto... acababa zombi.

¿En qué sentido?

Ni perdían ni ganaban. Al final las vendíamos: o perdiendo o a la par.

¿Qué ha de tener una empresa para que sea una buena inversión?

Tiene que ser innovadora, pero, sobre todo, tiene que vender una innovación que la gente realmente quiera. Y eso me costó explicárselo muchísimo a los rusos. No basta con que la tecnología sea avanzada, tiene que haber personas - mucha gente-dispuestas a comprarla porque crean que les será útil.

¿Nunca le estafaron?

Siempre me he encontrado mucha más gente fiable que malintencionada. Los sinvergüenzas suelen aprovecharse de las épocas de dinero fácil y enloquecido, como con las punto. com o la era Enron, o ahora con las hipotecas basura; por eso, las empresas que duran surgen en épocas sin burbujas de esfuerzo sostenido y beneficios moderados.

¿Y ahora cómo lo ve?

Ya hay liquidez, pero es difícil obtener retornos interesantes, aunque creo que vamos mejor de lo que cree la mayoría. Ya estamos creando empleo y presiento que la máquina volverá a funcionar a tope.

 

 

LLUÍS AMIGUET  - 30/09/2010

lunes, septiembre 27, 2010

FLUIR - Ia Parte

En una serie de artículos iré resumiendo la propuesta de Mihaly Csilszentmihalyi en su libro Flow (una psicología de la felicidad)

Va una introducción.

Luego seguirá: La conciencia; Disfrute; El Cuerpo en flujo; El flujo en el Pensamiento, trabajo, relaciones, etc.

 

Introducción

 

Cuadro de texto: “No son posibles los grandes cambios en el destino de la humanidad hasta que tenga lugar un gran cambio en la constitución fundamental de su modo de pensar”. JS Mill

 

 

 

 

 

Hace 23 siglos Aristóteles: lo que buscan Hombres y Mujeres más que cualquier otra cosa es la FELICIDAD. Hoy no sabemos más sobre la felicidad que Aristóteles, no hemos hecho progresos. Mucha gente malgasta la vida entre la ansiedad y el aburrimiento. Porqué? Es el destino de la Humanidad? Qué es la Felicidad?

 

La felicidad no es algo que sucede. No es el resultado de la buena suerte o del azar. No es algo que pueda comprarse. No parece depender de los acontecimientos externos, sino más bien de cómo los interpretamos.

 

La felicidad es una condición vital que cada persona debe preparar, cultivar y defender individualmente. Las personas que saben controlar su experiencia interna son capaces de determinar la calidad de sus vidas, que es lo más cerca de estar Feliz.

 

Estar totalmente involucrados en cada detalle de nuestras vidas, malo o bueno, es cuando podemos encontrar la Felicidad, no intentando buscara directamente. La Felicidad como el Éxito no pueden CONSEGUIRSE, deben seguirse como si fuesen el efecto secundario no intencionado de la dedicación personal a algo mayor que uno mismo (V. Frankl)

 

Muchos investigadores hay descubierto que lo más cercano a la Felicidad son las Experiencias óptimas (experiencias cumbre según Maslow). Son aquellas ocasiones que hemos sentido que teníamos el control de nuestra acciones, que éramos dueños de nuestro propio destino; sentimos una especie de regocijo, un profundo sentimiento de alegría que habíamos deseado y queda como un recuerdo de cómo debería ser la vida.

 

Estos momentos no son pasivos o relajados suelen suceder cuando el cuerpo o la mente de una persona han llegado hasta su límite en un esfuerzo voluntario para conseguir algo difícil y que valiera la pena. Una experiencia óptima es algo que hacemos que suceda. En el Largo Plazo la sucesión de Experiencias Optimas añaden un sentimiento de participación al determinar el contenido de la vida que está cerca de lo que llamamos Felicidad.

 

Estas experiencias se pueden sentir en cada aspecto de nuestras vidas (nuestro cuerpo, pensamiento, trabajo, relaciones, etc.) si logramos vivir en ¨flujo¨. Flujo es el estado en el cual las personas se hallan tan involucradas en una actividad que nada más parece importarles; la experiencia, por sí misma es tan placenteros que las personas la realizarán incluso aunque tenga un gran costo, por el puro motivo de hacerla.

 

En la búsqueda de la Felicidad las soluciones parciales no funcionan, c/ persona lo consigue basándose en su propio esfuerzo y creatividad. El estado óptimo de experiencia interna es cuando hay orden en la conciencia, o sea cuando la atención se utiliza para obtener metas realistas y cuando las habilidades encajan con las oportunidades para actuar. Enfrentarnos con un desafío nos hace superiores.

 

Flujo es la manera en que la gente describe su estado mental cuando la conciencia está ordenada armoniosamente; gente que desea dedicarse a lo que hace por lo que le satisface en sí. Para controlar la mente se puede acudir a la música, al yoga a la poesía, la filosofía, etc. Pero como dedicamos 75 % de nuestro tiempo al trabajo hay que transformar también al trabajo en actividades que produzcan flujo y a pensar la manera de conseguir que las relaciones con las demás personas sean más placenteras.

 

Cuando se encuentra ese control con un sentido de la vida no hay más que desear. Para conseguir la experiencia de flujo óptimo es necesario realizar “un viaje del héroe”.

 

Si tenemos una idea de lo que queremos conseguir en nuestra vida, lo cerca o lejos que lleguemos a ello determina la calidad de nuestra vida

 

El Universo es un caos, los escudos contra el caos son las expresiones culturales: religiones, filosofía, artes y comodidades. Eso nos da un sentimiento de seguridad, pero perdemos la determinación cuando se ven signos de adversidad. Cuando el escudo no nos sirve caemos en la ansiedad y la apatía. Los escudos que nos servían en el pasado ya no nos sirven (frustración) y se entra en la angustia existencial donde nada tiene sentido.

 

Tarde o temprano nos despertamos solos y vemos que de ningún modo este mundo rico, científico y avanzado va a darnos la felicidad. Ante esta frustración e infelicidad algunos acuden al consumismo, otros al excesivo cuidado personal, otros se retiran a la soledad o vuelven a la religión. Ninguna de estas son soluciones.

 

Mientras la Humanidad ha incrementado sus poderes materiales cientos de veces no ha avanzado en términos de mejorar el contenido de su experiencia. Para sobreponerse a las ansiedades y depresiones debemos independizarnos del entorno en cuanto a premios y castigos ya que la socialización ha sido provocada para mantener el orden. También independizarnos de los instintos. El secreto es irse liberando de las recompensas que no están bajo nuestro propio control. Ello implica que nosotros debemos desarrollar nuestros objetivos propios.

 

“Tu eres lo que tu deseo más profundo es. Como es tu deseo, es tu intención. Como es tu intención, es tu voluntad. Como es  tu voluntad, son tus actos. Como son tus actos es tu destino”- Antiguo Proverbio

 

 La intención es un pensamiento dirigido a satisfacer una necesidad. Lo lógico es que un vez que la haya satisfecho se sienta feliz. La atención es energía y la intención es información. La intención serían nuestras palabras y la atención la energía síquica que ponemos en ese pensamiento. Ambas son complementarias para lograr organizar la conciencia.

 

 

 

 

 

 

 

Fragmentos el libro "Muchas Vidas, Muchos Maestros" - Brian Weiss

“ … La sabiduría se alcanza con mucha lentitud. Eso se debe a que el conocimiento intelectual, fácilmente adquirido, debe convertirse en conocimiento ´emocional¨ o subconsciente. Una vez transformado, la huella es permanente. … Sin acción el concepto se marchita y desvanece. El conocimiento teórico sin aplicación práctica no es suficiente.

Hoy en día se descuidan el equilibrio y la armonía, sin embargo, son las bases de la sabiduría. Todo se hace en exceso. La gente se excede en el peso porque come demasiado…. La gente parce excesivamente mezquina... Se bebe demasiado, se fuma demasiado, se está demasiado de juerga, se conversa demasiado sin satisfacción, se tienen demasiadas preocupaciones.….

En la naturaleza hay equilibrio. Los animales destruyen en pequeñas cantidades. Lo sistemas ecológicos nunca son eliminados en masa. Las plantas consumidas vuelven a crecer. Las fuentes de sustento proveen y vuelven a reponerse. Se disfruta de la flor, se come la fruta, se preserva la raíz.

La humanidad no ha aprendido el equilibrio; mucho menos lo ha practicado. Se guía por la codicia y la ambición; se conduce por el miedo. De este modo acabará por aniquilarse. Pero la naturaleza sobrevivirá, al menos las plantas….

En verdad, la felicidad arraiga en la sencillez….. El exceso nubla los valores básicos. Los religiosos nos dicen que la felicidad se logra llenando el corazón de amor, fe y esperanza, practicando la caridad y brindando bondad. En verdad tienen razón. Si se dan estas actitudes mencionadas habitualmente vienen el equilibrio y la armonía. Juntas son un estado del ser. Son un estado alterado de conciencia. Es como si la humanidad no permaneciera en su estado natural mientras vive en la Tierra. La humanidad tiene que llegar a un estado alterado a fin de llenarse de amor, caridad y sencillez, para sentir pureza, para deshacerse de sus temores crónicos.

¿Cómo se llega a ese estado alterado, a ese otro sistema de valores? Y una vez que se llega a él ¿Cómo sustentarlo? La respuesta parece simple…. La humanidad es inmortal, lo que hacemos hoy es aprender nuestras lecciones. Todos estamos en la escuela. Todo es muy simple, si se puede creer en la inmortalidad.

Si una parte del ser humano es eterna ¿Por qué nos tratamos tan mal? ¿porqué pasamos por encima del prójimo en provecho personal? Al parecer, todos vamos hacia el mismo sitio, aunque a diferente velocidad. Nadie es más grande que los demás.

Analicemos las lecciones. Intelectualmente, las respuestas siempre han estado ahí, pero esta necesidad de actualizarlas por experiencia, de ¨hacer permanente la huella¨ es la clave de todo. No basta memorizar en la escuela. Parlotear sin practicar de nada sirve. Resulta fácil leer sobre el amor, la caridad y la fe, o conversar sobre ello. Pero practicarlos, sentirlos, requiere casi un estado alterado de conciencia. No se trata del estado transitorio inducido por las drogas, el alcohol o una emoción inesperada. El estado permanente se alcanza mediante el conocimiento y la compresión. Se mantiene mediante la actividad física, mediante la acción y la práctica. Consiste en tomar algo casi místico (como el AMOR TRACENDENTE) y transformarlo en cosa de todos los días mediante la práctica, haciendo de eso un hábito.

Comprendamos que nadie es mejor que otro. Sintámoslo. Practiquemos la ayuda al prójimo. Todos estamos en el mismo bote. Si no lo hacemos juntos, nuestros equipos se encontrarán muy solos…

Es como si dentro de cada persona se pudiera encontrar un ¨gran diamante¨. Imaginemos un diamante de un palmo de longitud. Ese diamante tiene mil facetas, pero todas están cubiertas de polvo y brea. La misión de cada alma es limpiar cada una de esas facetas hasta que la superficie esté brillante y pueda reflejar un arco iris de colores. Ahora bien, algunos han limpiado muchas facetas y relucen con intensidad. Otros sólo han logrado limpiar unas pocas, que no brillan tanto. Sin embargo, por debajo del polvo, cada persona posee en su pecho un luminoso diamante, con mil facetas refulgentes. El diamante es perfecto, sin un defecto, La unida diferencia entre las diferentes personas es el numero de facetas que han limpiado. Pedo cada diamante es el mismo y cada uno es perfecto

Cuando todas las facetas estén limpias y brillen en el espectro de la luz, el diamante volverá a la energía pura que fue en su origen. La luz permanecerá. Es como si el proceso requerido para hacer el diamante se invirtiera, liberada ya por toda la presión. La anergia pura existe en el arco iris de luces, y las luces poseen conciencia y conocimiento.

Y todos los diamantes son perfectos…..

BW

jueves, septiembre 23, 2010

"Si algo funciona..., ¡conviene empezar a cambiarlo!"

Josep Maria Ferrer Arpí, motivador de innovadores

Mi edad es mental: entre 40 y 50 años. Nací y vivo en Barcelona. Soy ingeniero y me he dedicado a la educación y a la divulgación científica. Vivo en pareja y tengo dos hijos y cuatro nietos. ¿Política? Estado propio para Catalunya, sin nacionalismo. La religión oficial es poder

Si algo funciona, mejor no cambiarlo, ¿no?
Todo lo contrario: si algo funciona, ¡cámbialo!

No parece sensato...
Lo insensato es dar algo por consolidado y asegurado: ¡lo único seguro es que se irá al garete!

No siempre.
Sí: ¡el éxito es tu enemigo principal! Si estás arriba..., el batacazo es lo próximo. ¡Seguro! Así que mejor controla tú el descenso… o te bajarán los otros.

Qué estrés.
El mundo cambia cada vez más rápido, así son las cosas: disponte para el cambio constante, y ningún problema.

¿Lo ha hecho así usted?
Cada dos o tres años he procurado innovar aquello que estuviera haciendo. Así lo hice en mi trabajo en programas de divulgación de TV3 y como director de innovación...

¿Conviene cuestionarlo todo siempre?
Subviértelo todo... y observa qué escenarios nuevos te abre eso: ¡conviene hacerlo al menos como ejercicio intelectual!

¿Cómo se hace?
Hay un montón de cosas que asumes como verdades. Juega a alterar esas asunciones, a autoprovocarte..., ¡y te saldrán ideas nuevas!

Probemos con esta asunción: "Trabajo para ganarme la vida".
Provócala, así: "No trabajaré para ganarme la vida". Si ganar dinero dejase de ser tu motivación, ¿cuál sería? ¿Divertirte? ¿Cambiar el mundo? ¿Qué te gustaría hacer? ¿Cómo cambiaría tu vida? ¡Plantéatelo, al menos!

En plena crisis... perturba pensar así.
Las crisis pasan. Y estas provocaciones pueden abrir alternativas. ¡Quizá te harías rico en cuanto dejases de guiarte por el dinero!

¿Como efecto colateral?
Si haces lo que te gusta, todo lo que derive es colateral ¡y bienvenido! Depende de ti.

Y de la realidad circundante.
¿La realidad? La realidad no existe. La realidad se construye con sueños.

Y los sueños, sueños son.
No: todo lo que ves alrededor, toda esta civilización, ¡es resultado de sueños! Sólo lo soñado puede acabar realizándose. ¡Sueña!

Otra asunción: "El trabajo requiere sacrificio!
¡Provócala!: "El trabajo es un placer que no requiere ningún sacrificio". ¿No merece la pena perseguir esto? La alternativa es dramática: ser infeliz la mayor parte de tu tiempo. No abandones jamás este sueño, lucha.

¿Qué otras asunciones provocaría?
"El trabajo condiciona la vida familiar", "El trabajo condiciona mi residencia"... Provoco: "Mi vida personal va por delante", "Mi residencia la fijo yo"... El modelo es el comisario Montalbano: le ofrecen cargos y sueldazo..., pero prefiere no cambiar por eso su pequeña ciudad, y se queda.

Póngame un ejemplo de una innovación cuando parecía innecesario innovar.
Nos llegó el CD y para mi generación significó que estaba solventado eternamente el soporte musical. Alguien innovó cuando parecía no hacer falta... y el mp3 ha acabado con el CD.

Otro.
¿Era sensato innovar una tradición de 500 años de circo, y hacerlo sin animales, y sin estrellas, y sin dirigirse a los niños, y musical y caro? ¡Ahí tiene el Cirque du Soleil!

¿Qué innovación introduciría en el deporte?
Que los equipos no representasen ciudades, regiones ni estados. ¡Nada de himnos, ni banderas, ni sentimientos patrióticos!

Lo tiene usted claro.
¿Por qué el mundo del deporte parece intocable? ¿Por qué hemos de ver a políticos en los palcos? ¿Son más ellos que yo? ¿Por qué asumimos que en el fútbol se insulte?

¿Y en el ámbito de la educación?
Reintroduciría el esfuerzo disciplinado.

¿Qué consejos daría usted a sus hijos?
A mis hijos ya les dije: "No os legaré ningún patrimonio material, lo gastaré todo antes de morir". ¡Trabajar para dejar patrimonio es una necedad!

¿No es lo suyo un egoísmo?
No, porque ¡es mejor que me tengan a mí que a mis cosas! Siendo niños los llevé de viaje a muchos sitios, con tienda de campaña, con poco dinero...: ¡eso es inolvidable! Une y forma. Yme lo recuerdan con cariño. Y si ahora pueden verme contento y satisfecho conmigo mismo, ¿no es este legado mucho mejor que todo patrimonio material?

¿No ahorra?
Mi padre decía: "Cuando me retire, haré esto, haré lo otro...". Y murió a los 64 años, uno antes de retirarse. El ahorro sólo beneficia a los bancos. Yo me lo gasto en viajes. La vida es una. Y corta. Y hay un modo de amplificarla: ¡leer, ver cine, ver teatro y viajar!

¿Cuál es su próximo viaje?
Sueño con una vuelta al mundo. Para certificar que es redondo, ja, ja... Y se puede viajar sin mucho dinero: ¡nunca he viajado tanto como cuando no tenía un duro, de joven!

¿Y cómo afronta un innovador esto de ir envejeciendo?
Se lo diré provocativamente: cuantos más años cumplo, ¡más joven soy! Porque el cuerpo sigue a la mente, y yo voy liberándola de ataduras, puñetas y miedos, y alimentándola con sueños: ¡lo mejor está aún por hacer, me digo cada día!

Picasso decía: "Hay que cumplir muchos años para llegar a ser joven".
Vamos a innovar: yo digo que soy un hombre joven al que le encanta cumplir años.

"No creo en nada de lo que no pueda dudar", me confía Ferrer Arpí, sonriente ante la paradoja. Se hizo popular al frente de Joc de ciència, Més enllà del 2000 o Punt Omega, divulgativos de TV3 (luego fue director de innovación de la Corporació Catalana de Ràdio i Televisió). Ahora vuelve a reinventarse como asesor de innovación en Eada y motivador de innovadores (ferrerarpi@ gmail.com): Cómo innovar sin morir en el intento es el subtítulo de su libro Si funciona, cámbialo (Gestión 2000), que se echa la crisis a la espalda y aporta consejos para ser más creativo... y provocador: "Haces La Contra y ves que tiene éxito, ¡así que piensa ya en ir cambiándola!".

sábado, septiembre 04, 2010

LIDERES CONSCIENTES, ORGANIZACIONES CONSCIENTES, CAPITALIMO CONSCIENTE

INTRODUCCION

"No son posibles los grandes cambios en el destino de la humanidad hasta que tenga lugar un gran cambio en la constitución fundamental de su modo de pensar". JS Mill

Los problemas de la humanidad se están agravando. Sobran los ejemplos e indicadores para demostrarlo.

Y no podría ser de otra forma - dejando de lado los "intereses" en juego - dado la forma en que actuamos.

Nosotros "actuamos como pensamos", por lo tanto deberíamos revisar nuestra forma de pensar.

Una situación conflictiva se transforma en "problema" cuando las soluciones que se aplican no son las adecuadas y, además, ante la reacción negativa de la situación lo que hacemos es "aplicar cada vez más dosis de la misma solución".

Un problema se transforma en recurrente cuando en lugar de atacar la raíz del mismo nos focalizamos en solucionar los "síntomas".

Por eso, a pesar de los esfuerzos de tanta gente, de tantas ONG's, etc el mundo empeora.

Revisemos la cosmología vigente y veamos cómo esos paradigmas condicionan toda nuestra forma de vivir.

IDEA CENTRAL

"No solucionaremos los problemas en el mismo nivel de consciencia en que lo creamos". A Einstein

1. Líderes conscientes

Se trata de formar personas que, con otro nivel de consciencia, sean capaces de liderarse a sí mismos en primer término: personas integrales.

"Integrarse" es ir derribando las fronteras que nos hemos ido creando.

Fronteras que no existen, son una ilusión, por lo que más que derribarlas se trata "darse cuenta".

Donde hay una frontera hay una batalla y un enemigo.

Hemos separado lo material de lo espiritual (y lo espiritual lo hemos "tercerizado"); hemos puesto un límite entre "nosotros" y lo "que no es nosotros (los demás y el ambiente)"; distinguimos la mente del cuerpo (tenemos un cuerpo en lugar de "somos un cuerpo"); y en la mente está nuestra persona y nuestra "sombra (lo que no queremos ser y se lo proyectamos al mundo)"; etc.

La idea es tratar de alcanzar niveles de consciencia que nos permitan percibir que todo es "energía + información" y que "lo demás" es una versión distinta de nosotros mismos. De modo que lo que le pasa a los otros o al medio ambiente nos está pasando al mismo tiempo.


2. Organizaciones conscientes

Del tipo que sean: empresas, ONGs, Estado, nuevas formas de comunidades, etc.

Son aquellas que en sus definiciones estratégicas incluyen propósito y valores que aseguren la salud mental, física, espiritual, emocional, etc. de su gente y actitudes constructivas con la comunidad y el entorno.

Cuyos recursos utilizados y sus productos ofrecidos son amigables con el medio ambiente.

Aquellas cuya cultura y forma de organizarse están alineadas con sus propósito y valores.

3. Capitalismo consciente

O una humanidad más consciente podríamos decir.

Generando una suficiente masa crítica de personas y comunidades conscientes (según la Teoría de los Campos Morfogeneticos) toda la especie cambia en ese sentido.

El éxito en los puntos anteriores (personas y organizaciones conscientes) aportará a lograr una forma de vida en sociedad, en una comunidad que toma siempre decisiones que sean positivas para ella, para sus integrantes y para la preservación de la naturaleza.


PROPUESTA

"Locura es creer que obtendremos diferentes resultados si seguimos haciendo lo mismo". A Einstein

Siguiendo el razonamiento de lo expuesto más arriba estoy utilizando mis experiencias, analizando bibliografía, y consultando a personas con sabiduría, para proponer un Programa Integral de Formación de Líderes Conscientes.

Las conclusiones las iré posteando en este blog para recibir aportes y sugerencias.

Ricardo Luque
Set, 2010
Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

jueves, julio 22, 2010

El árbol de los amigos (Jorge Luis Borges)

El árbol de los amigos (Jorge Luis Borges)

"Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino.

Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, más otras apenas vemos entre un paso y otro.

A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos.

El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, que nos muestra lo que es la vida.

Después vienen los amigos hermanos, con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros.

Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.

Mas el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino.

A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. Son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz.

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, durante el tiempo que estamos cerca.

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.

El tiempo pasa, el verano se vá, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.

Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría. Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. Hoy y siempre...

Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejaran nada.

Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida y la prueba evidente de que Dos Almas no se encuentran por Casualidad."


Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

sábado, julio 17, 2010

Alvaro del Bosque es hijo del Tecnico del equipo español Campeon del Mundo de Futbol. Es un muchacho con sindrome de Down, le había pedido a su papá cargar la copa, estuvo siempre con los jugadores. 

A Alvaro del Bosque

No ha sido Iniesta con su gol, ni Iker con su beso, ni tantos otros -todos- los que a lo largo de un mes han logrado arrancarme una sola lágrima; es verdad que me han acelerado el pulso, me han cabreado, me han hecho feliz, han logrado que chillara, que me quedara mudo, todo menos llorar.
Hasta que llegaste tú, Alvaro del Bosque, y dijiste a no sé qué cadena de televisión que te sentías orgulloso de tu padre, que siempre le querías ayudar y que tu corazón estaba con él. Fueron apenas unos segundos frente a la pantalla, los suficientes para que un lagrimón, gordo y dulce como melocotón, cruzara la barrera de mis ojos cansados de haber visto la tierra que no cambia. Y lo has conseguido; ya ves, Alvaro, lo que no han conseguido ellos sobre el césped durante no sé cuántos partidos, me las dado tú en apenas unos segundos. Ya te imaginarás que no lloré de pena sino de emoción, de solidaridad, de entendimiento de muchas cosas. Puedes estar contento porque lo que dijiste a la tele, lo has conseguido plenamente: a tu padre se le entiende a través de ti, se le nota a la legua que tu ayuda ha sido indispensable para ser la persona que es y que junto a su corazón, late el tuyo porque los corazones no sabe de síndromes ni cromosomas.
Te escribo esta carta cuando aún no han empezado los líos de las celebraciones oficiales y por eso no sé si tu padre, el hombre al que sin duda tú enseñaste a ser tranquilo y a relativizar el dolor del fracaso y el fulgor del éxito, cumplirá la promesa que te hizo de subirte al autobús de los héroes.
Si al final no ocurre, no te enfades demasiado. Vicente es así y hasta es posible que le de vergüenza pedir para alguien suyo un trato de favor; escondido, casi parapetado tras ese bigote tan poco galáctico, tu padre es la personificación del hombre bueno, del viejo jugador que lo consiguió todo, del entrenador magnífico pero que no daba bien en las fotos, del seleccionador que ha unido a un equipo y a un país, de la persona que cada día te llevaba al colegio de integración y firmaba paciente los autógrafos que tú habías prometido a tus compañeros de clase.
Y eso es todo Alvaro; dentro de una semana, nadie hablará ya del Mundial, la resaca del triunfo habrá pasado y a tu padre -imagino, que en este país nunca se sabe- le renovarán en su cargo. Cada uno volverá a su lucha y el calor de este verano excesivo hará que todos busquemos la sombra acogedora.
No siento envidia de tu padre porque los dos sabemos que el triunfo es efímero y porque yo -como él- también tengo otro corazón que siempre está a mi lado.


Andrés Aberasturi

(Andrés Aberasturi es un escritor y periodista español, padre de un hijo con parálisis cerebral)
Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

lunes, mayo 17, 2010

Paso con lentitud, como quien viene de tan lejos que no espera llegar.

Escrituras de luz embisten la sombra, más
prodigiosas que meteoros.
La alta ciudad inconocible arrecia sobre el campo.
Seguro de mi vida y de mi muerte,miro los ambiciosos y quisiera entenderlos.
Su día es ávido como el lazo en el aire.
Su noche es tregua de la ira en el hierro,pronto en acometer.
Hablan de humanidad.
Mi humanidad está en sentir que somos voces
de una misma penuria. Hablan de patria.
Mi patria es un latido de guitarra, unos retratos y una vieja espada,la oración evidente del sauzal en los atardeceres.
El tiempo está viviendome.
Más silencioso que mi sombra, cruzo el tropel
de su levantada codicia.
Ellos son imprescindibles, unidos, merecedores del mañana.
Mi nombre es alguien y cualquiera.
Su verso es un requerimiento de ajena
admiración.
Yo solicito de mi verso que no me contradiga,y es mucho.
Que no sea persistencia de hermosura,pero sí de certeza espiritual.
Yo solicito de mi verso que los caminos y la soledad lo atestigüen.
Gustosamente ociosa la fe,paso bordeando mi vivir.
Paso con lentitud, como quien viene de tan
lejos que no espera llegar.
"Jactancia de quietud".
J L Borges






Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

jueves, febrero 11, 2010

Guía para el líder del cambio

Los cambios son complejos. Eso es un hecho de la vida. Incluso en la existencia individual, el simple hecho de enfrentar el cambio de las estaciones, con las modificaciones fisiológicas y la cadena de reacciones (en vestimenta, alimentación, costumbres, horas de sueńo, horas de luz natural, etcétera) provoca en cada uno problemas de adaptación a las nuevas circunstancias.

En las organizaciones esas dificultades se multiplican no sólo debido a que se deben conjugar los intereses y necesidades de más personas y alinearlas con un objetivo común, sino por las características de sus líderes y su capacidad de articular esas condiciones y propender hacia el cambio.

El libro de H.B. Karp "Guía para el líder del cambio" se propone ser un manual para capacitar y guiar a los líderes de procesos en que se modifican las estructuras y los modos de hacer las cosas en todo tipo de organizaciones, y se basa para ello en las técnicas y teorías derivadas de la Gestalt.

Probablemente la conclusión más importante de la publicación es que mientras más y mejor se pueda ver la consecuencia del cambio, mejor será la relación con el proceso y la disposición de las personas hacia él. Ello, además, tomando en cuenta las características reales de cada persona involucrada en el cambio, asumiéndolas como son y no como nos gustaría que fueran.

Esto implica un principio inicial basado en la claridad de los procesos y su asentamiento sobre posibilidades reales.

Una segunda directriz relevante es la relación entre conciencia y voluntad; es decir, la constatación de que el cambio parte desde el momento en que se toma conciencia de su necesidad, ante lo cual se movilizan voluntades que vivencian y disponen el cambio de una manera especial, más eficiente, por cierto.

En tercer lugar, se destaca la importancia de darles a los procesos connotaciones teatrales; esto es, comunicando buenos comienzos y buenos finales (léase cierres de procesos), que permitan a los involucrados en el cambio organizacional la impresión de etapas y de que se van logrando avances significativos.

Un cuarto principio es edificar los cambios sobre la base de estructuras simples. Ello obliga-cuando se está en presencia de modificaciones organizacionales muy complejas- a simplificar desglosando el cambio en elementos más básicos que permitan visualizar y comunicar mejor un horizonte.

Sobre la base de ello, el libro va guiando a los líderes del cambio en el camino de administrar los principios y darles forma. Es una terapia para los conductores de procesos hacia la consecución de sus objetivos.

Guía para el líder del cambio. Gestalt en Organizaciones y Empresas
H.B. Karp
Editorial Cuatro Vientos
Sa



Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

martes, febrero 09, 2010

Terapeuta Organizacional

Muchas personas me preguntan que hago yo ahora.

Concretamente me dedico a aplicar mi formación y experiencia a solucionar los problemas de las organizaciones y sus líderes.

De ahí lo de "Terapeuta Organizacional".

Terapeuta porque co-busco (con su gente) los problemas que aquejan a las organizaciones (Él Problema mejor dicho porque lo que detectamos generalmente son los "síntomas") y co-diseñar la solución más adecuada para co-implementarla.

Organizacional porque todo sistema (empresa, ONG, organismo estatal) se "organiza" para lograr sus metas y muchos de sus problemas derivan de la forma en que lo hacen.

Cuándo necesita un terapeuta una organización y/o su líder?
  1. Cuando nace. El 90 % de los emprendimientos muere antes de los 5 años de vida. El 100 % de esos casos es por problemas de nacimiento. Recordemos que los problemas de hoy son las soluciones de ayer.
  2. Cuando crece. La decisión de cómo, hacia adonde, con quienes, etc. crecer es traumática en toda organización. La asistencia de alguien que co-piensa y co-responda esas preguntas es muy útil para lograr el desarrollo de la organización o sea una empresa que trascienda . Recordemos que crecer no es necesariamente "desarrollarse".
  3. Cuando existe una sucesión inminente. En las empresas familiares cuando la generación inicial debe dejar lugar a la siguiente; en sociedades cuando un socio se va y/o lo hereda la familia; etc. Recordemos que lo que nos sirvió para llegar hasta aquí no nos sirve para seguir adelante.
  4. Cuando existe una necesidad de cambio. Como las personas las organizaciones en ciertas etapas presienten que necesitan un cambio. Recordemos que si bien toda mejora es un cambio, no todo cambio es una mejora.
  5. Cuando hay una compra o fusión. La mezcla de culturas es la causante del 100 % de los fracasos de las fusiones. Recordemos que es más fácil desintegrar un átomo que un hábito.
  6. Cuando no hay que cambiar. El mejor momento para mejorar es cuando no hace falta. Estamos relajados, tenemos liquidez, no hay problema de demanda, la motivación es buena, y tenemos tiempo como lideres para pensar en el largo plazo. Recordemos que es mejor cambiar cuando no es necesario cambiar.

Y como las organizaciones son un conjunto de personas que tienen un pasado común, conviven en un presente y comparten un futuro, siempre el proceso terapeutico incluye la evaluación de los integrantes de las mismas.

Es una actividad muy gratificante porque siempre, en los éxitos y en los fracasos, los que hemos participado en estos procesos hemos influido positivamente en la vida de los demás.

Ricardo A. Luque

domingo, enero 10, 2010

domingo, septiembre 13, 2009

Eduardo Galeano dixit

"Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales, hay fuegos grandes, fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire con chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende".

Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

jueves, septiembre 10, 2009

EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS

"Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora...
Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente.
Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a maniobreros y ventajeros.
Me molestan los envidiosos que tratan de desacreditar a los más capaces para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa...
Sin muchas golosinas en el paquete...
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír de sus errores.
Que no se envanezca con sus triunfos.
Que no se considere electa antes de hora.
Que no huya de sus responsabilidades.
Que defienda la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de las golosinas que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitas que las que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.
Espero que la tuya sea la misma, porque de cualquier manera llegarás..."

Mensaje de Mario de Andrade
(Poeta, novelista, ensayista y musicólogo brasileño)


Enviado desde mi dispositivo inalámbrico BlackBerry® de Claro Argentina

Se produjo un error en este gadget.

Noticias de Ciencia

Google Hot Trends